---


---------------



------
 
Mi nombre es Marcos y
 mi pasión, admiración, cariño y, sobre todo, respeto  

 hacia los animales nació en mi cuando yo era niño, pues de siempre recuerdo

 estar en contacto con los animales y en casa, desde siempre, tuvimos animales;

 perros, gatos, pájaros, peces, tortugas…

 

Tanto mis padres como mis hermanos, somos grandes amantes de los animales

 y mis recuerdos de la infancia… siempre están rodeados de animales

domésticos… y no tan domésticos.

 

Yo era el típico que iba por la calle y si veía un animalito enfermo o herido,

 no podía evitar detenerme a acariciarlo y al hacerlo… ya no podía seguir

 mi camino dejándolo allí, por lo que tenía que llevármelo a casa y, al llegar,

 mi madre ya no se sorprendía por estar siempre llevando “de todo” para casa,

 desde un erizo, palomas, gorriones, gatos, perros… hasta un cuervo!


Recuerdo que mi madre me conocía muy bien y ya sabía “de qué pie cojeaba”

(como ella dice), pues me perseguía por la casa cuando entraba a escondidas

con un nuevo “huésped” y ella, que ya estaba alerta, se daba cuenta de

que traía algún animal y me regañaba por haber cogido de la calle un

 animal en tan mal estado, por si me podía contagiar algo, que si podía

 estar enfermo… bla, bla bla.

 

Sin embargo, cuando acomodaba al animalito en casa, era ella después la

 que se preocupaba de que estuviera bien y al poco ya estaba acariciándolo y

mirando que no le faltase de nada…

 

De ahí, que yo creciera aprendiendo no solo a querer a los animales, sino a

 respetarlos y entenderlos como lo que se han convertido desde que entraron

 en nuestras vidas, en nuestros hogares y, sobre todo, en nuestros corazones,

formando parte de nosotros y siendo uno más en la familia..

 

Podría contar una y mil anécdotas, muchísimas historias de mi vida en las que

 los animales y, en muchos casos, los perros o los gatos, son los protagonistas,

 enriqueciendo mi persona y haciéndome un poquito mejor a nivel humano,

 pues siempre he dicho que las personas a las que no les gustan los animales,

 y aquellas que los desprecian y aborrecen, aquellas de las que no sale ni una triste

 mirada de compasión hacia un animal enfermo o una caricia a un perro que

 se les acerca… no son precisamente de mi agrado.

 

Creo que las buenas personas quieren y adoran a los animales, a los perros, a los gatos,

 a los pájaros… a todos en general, y cuando tienen la ocasión de compartir un trocito

 de su vida con alguno de ellos, les cogen un inmenso cariño y cuando le pasa algo

 o se muere (un perro, por ejemplo), no puede evitar derramar unas lágrimas y

 sentir en su corazoncito que algo, en lo más profundo, ha dejado de existir…

dejando un gran vacío aún siendo éste por un “pequeño” animal.

 

Y es que, cuando se tiene una vivencia con un animal, si se tienen buenos sentimientos,

 acabas por entenderlo y quererlo, aunque nunca te hayan gustado.

Pero si, aún teniendo contacto con los animales, no logran cogerles ni

 una pizca de cariño, ahí es donde falla algo…

 

En fin, volviendo al pasado, a mi infancia, recuerdo de siempre que mi mayor

ilusión era la de tener muchos animales cuando fuera mayor, ser veterinario,

o tener una granja con todo tipo de animales.

 


…Y dando un gran salto desde aquellos días del pasado (porque ya llovió bastante

desde entonces) hasta el día de hoy, se puede decir que no es que tenga

una granja llena de todo tipo de animales, pero sí diría que tengo una GRAN FAMILIA;

 mi familia, con mi gente, miembros de mi familia, mis amigos y mis perros, a los

 que quiero y adoro, y hacen que mi vida esté más plena, con todo lo que ellos

 me aportan; sus alegrías, sus penas, sus nacimientos, sus juegos… etc.

 

Por ello, y ya para concluir, darte a modo de palabras mi más sincera enhorabuena

 si eres amante de los perros y darte la bienvenida a mi página web y a mi casa, donde

 todos aquellos amantes de los perros y los animales en general… son bienvenidos,

 y a los que no les gustan… me temo que nunca podremos llegar a ser buenos amigos…

 

 

Espero que disfrutes de la visita, donde podrás conocer un poco más algunos de mis

perros, Caniches Toy y Yorkshire Terrier, dos de las razas que más me fascinan…

 

Brevemente, podría decirte que el Yorkshire Terrier es un perro que siempre me ha

 gustado, por su belleza, su tamaño y su simpatía, aunque hasta que no tuve

 el primero no supe valorar realmente lo GRANDES que son a pesar de su pequeño

 tamaño y a enamorarme todavía más de ellos.


 

Por el contrario, el Caniche era una raza que no me gustaba aparentemente, lo veía

 un perro que no iba mucho conmigo, tan arregladitos, con esas pintas…

pero no se puede escupir al aire!!!

 

Mi primer caniche, que llegó a mi casualmente (cosas de cogerles cariño, sea cual sea

la raza o especie) me enamoró por completo, por su belleza, su carácter, su talante…

 

 
Desde entonces, no he podido dejar de tener esta raza que, para mi entender,

 es de las mejores razas de perros que hay, y una de las más bonitas…

 


En fin, lo dicho, espero que disfrutes de tu visita por mi web…

 

 
-Marcos- (CRIADOR y AMANTE de los animales).